El Camino de Santiago blinda la seguridad de sus peregrinos

Dongaiferos

Peregrin@ aprendiz/a
Bueno, seguro hasta cierto punto seguro. Todos los que hacemos frecuentemente el Camino hemos conocido a peregrinos a los que les han robado algo, sobre todo en los albergues, y por desgracia cada vez hay más ladrones especializados en desvalijarnos. Es cierto que en muy pocas ocasiones con violencia, siempre aprovechando descuidos. El pasado verano fue detenida una banda que había perpetrado "más de 100 robos en diferentes albergues" lo cual ya es un número considerable.

He conocido a extranjeros que vienen con mucho dinero encima para hacer el Camino, ya que no confían en que puedan sacar fácilmente pasta de los cajeros o bancos, o que les cobren una gran comisión. Si se pudiese pagar con tarjeta (en muchos sitios del Camino no la aceptan porque trabajan en negro permanentemente) se facilitaría la labor y la seguridad. Los cacos también saben que la mayoría de los peregrinos no suelen presentar denuncia, salvo que la cantidad sustraída sea muy grande. Así pues, extremar las medidas de seguridad no está de más, como llevarse las cosas de valor a la ducha o dormir con ellas dentro del saco, y nunca dejar la mochila en la calle cuando se va a visitar una iglesia o a tomar algo en un bar.

 

FeryBego

Peregrin@ aprendiz/a
Si @Dongaiferos tienes razón, estaba al corriente de las andanzas de esa banda por suerte ya detenida (por cierto anduvo la G. C. preguntando por ella en el último Albergue que nos vimos) tengo entendido que quién los retuvo fueron unos Peregrinos, que al menos uno de ellos era Mosso de Escuadra, avisaron a la G. C. quienes se anotaron el tanto de la detención

Hay un dicho que dice -más o menos- que la ocasión hace al ladrón, hay que tener cierta prudencia con las pertenencias de más valor pues lamentablemente no todos los que andan por los Caminos son honestos, pero sigo diciendo que en general el Camino es *seguro dada la gran afluencia de Peregrinos y demás "fauna" que andan por el
*El caso triste y luctuoso de Denisse fue algo puntual si bien tal vez sirvió para poner un poco de atención en esto de la seguridad nuestra y de todos
 

karlitos

Administrator
Miembro del equipo
Lo que me llama la atención, es que, en general y por lo que leo y escucho, los españoles estamos menos preocupados que lo extranjeros, por el tema de la seguridad.
También será porque cuando se viaja a otro país la gente se preocupa más por miedo a lo desconocido y los españoles, como estamos "en casa", nos resulta todo más familiar y no vemos tanto peligro, que tampoco es que haya mucho, salvo por algunos caso, que los sigue habiendo, de exhibicionistas y por hurtos en los albergues, que se pueden evitar en gran parte siendo cuidadosos.
 

Dongaiferos

Peregrin@ aprendiz/a
Cada vez que hablo con gente que viene de lejos, por ejemplo de EE.UU., México, Australia o Asia, me sorprenden como traen de oculto el dinero, y la desconfianza que suelen tener en los primeros días de Camino cada vez que se les acerca alguien. Luego es cierto que se van relajando, pero siguen siendo carne de cañón para otro tipo de robos mucho más habituales que todos conocemos: el cobro indebido en bares sin emitirles recibos ni nada similar.
El año pasado tuve una bronca en un pueblo de Castilla, Plaza Mayor para más señas, donde a una chica de Suecia le querían cobrar 4,50 € por un café con leche de desayuno pelado. Yo estaba por allí, y cuando lo oí le pregunté al de la barra si no se habría equivocado, y aún me tuvo que decir que por qué me metía en algo que no era de mi incumbencia, a lo que le dije que también era un peregrino, y que no me gustaba ver como a los peregrinos de fuera los estafaban, y que como la peregrina no hablaba castellano por eso se lo decía yo. Entonces cambió de registro y dijo que se había equivocado, y le cobró la mitad.
Podría poner cien ejemplos más, también en el Norte de Portugal, donde están aprendiendo todas las malas artes que acabarán con desacreditar al Camino Portugués, porque allí entienden claramente que hay un precio para los nativos y otro para los peregrinos, que solo pasan una vez y son más ricos que ellos.
Debería haber un lugar para denunciar este tipo de timos, porque en las webs mucho comentario de alojamientos, e incluso de restaurantes, pero ninguno de bares.
 

FeryBego

Peregrin@ aprendiz/a
Esa es otra @Dongaiferos !!

Y tod@s lo hemos sufrido en nuestras... carteras y economía

No me voy a extender más... ejemplos los hay (mios propios) de sobra, y sí efectivamente nos pasa esto a nosotros... los Nacionales... imaginaros a los extranjeros

Es la Gallina de los huevos de Oro, entre tod@s la mataron... y ella sola se murió; lo que pasa es lo de siempre... nos ven como 1 € andante y con mochila (incluso aunque la hayamos dejado en el Albergue), y deben de pensar que necesitamos (lo que sea que compremos o consumamos) que muy probablemente no volvamos a pasar por alli nunca mas (digo que lo pensaran.... no que esto sea así, posiblemente volveremos a pasar) y que (a veces) no hay otro lugar para comprar... o ya lo hemos comprado/consumido (depende de si es un Bar u otro comercio)

Lo de comentar/denunciar estos "atracos" suele -o solía- hacerse en los Foros Jacobeos... pero estos estan desapareciendo y los que no tienen poca participación... y a las pruebas me remito
 

karlitos

Administrator
Miembro del equipo
Por desgracia todo eso ocurre mucha con bastnte frecuencia.

Este año estaba con unos amigos por el Camino de Levante, entre Toro y Zamora, en invierno, y en un restaurante nos vieron con pinta de peregrino y, además de mirarnos mal y no darnos ni na mesa, comimos unas raciones en la barra y por media ración de mollejas, después de cuchichear entre las camareras, nos querían cobrar 10 euros... me decían que la ración entera eran 20!! le pedimos la lista de precios y no venían las mollejas, según ellos porque era un producto nuevo :ROFLMAO: así que le pedimos la hoja de reclamaciones y al final reconocieron que se habían equivocado y nos bajaron bastante el precio. Al final ni comimos allí, nos fuimos a Villaralbo, a Casa Aurelia y allí comimos genial, además del trato...

Sin duda, hay muchos sinvergüenzas.
 
Arriba