Otra vez un Camino Francés: Prefacio.

krawill

Peregrin@ aprendiz/a
Saludos a todos, chic@s. Como le prometí a Sor Alambique, voy a contar unas cositas de mi último Camino. Sí, ya sé que con meses de retraso, pero yo no tengo la culpa de tener que haberlo hecho en dos partes. La tiene mi jefe. Ruego a Karlitos que si éste no es el subforo adecuado lo cambie, lo cierto es que domino poco este nuevo Foro.

Dejé de Caminar. Me harté del Camino. Dejé la Asociación, también. Me harté de los peregrinos veteranos. Dejé de soñar en Caminos nuevos y pasé a tratar de vivir nuestra época sin escapatorias peregriniles. A nadie sorprenderá ya si digo que el 1 de octubre del 2017 cambió muchas cosas en mi tierra. Quizás a algunos les sorprenda que mis condiciones laborales empeoraran al mismo tiempo que me iba haciendo mayor, seguía fumando y engordaba.

Dejé de fumar el 24 de septiembre del 2018, día de la Mercé, patrona de mi ciudad. En los meses siguientes engordé hasta los 156 kg que pesaba el 9 de enero de este año 2019. Un día de finales del anterior, en mi hospital, atendí a una mujer a quien en una clínica privada le habían hecho una pequeña desgracia. La visité varios días hasta que su herida cerró correctamente. Tras la última visita, y con cierto apuro, me dijo que era dietista profesional y que si quería, me hacía gratis un plan dietético. Le dije que ni puta gracia, que comer era uno de los pocos placeres que podían sustituir a fumar. Pero ella me respondió que no era una dieta de adelgazamiento: era enseñarme a comer sano.

Bien, pues me dejé. Quedó muy claro que ese plan de comer sano debía complementarse con ejercicio físico. Y así se me encendió de nuevo una lucecita que ponía "Camino de Santiago".

Ahí me teneis, sin fumar, comiendo sano sin chuletones ni ná, y tratando de caminar unos kilómetros con la vieja mochila sin peso. Patético. Pero uno es muy tozudo y así, contra todo buen criterio, me teneis ya con unos pocos kilos menos en el albergue de Roncesvalles.

Prometo continuar. Se lo debo a una vieja amiga. Buen Camino.
 

karlitos

Administrator
Miembro del equipo
Aquí está muy bien krawill, por supuesto que estaremos encantados de que nos cuentes tu camino.

A mí me cuesta mucho juntar los conceptos comer bien (entendido por comer sano) y el camino. En mi vida "normal" procuro cuidarme y no hacer muchos excesos, pero en el camino no lo consigo, para muestra un botón... En septiembre, poco antes de llegar a Astorga, por la Vía de la Plata, en el pueblo de Celada, está el mesón Quiñones, que también tiene fábrica de embutidos; pues ahí paré, con un poco de hambre y me pusieron la mejor panceta ahumada que he comido. Después de comerme una ración, llegó el panadero con un pan buenísimo, tanto, que me pedí, cuando acabé la ración, un bocata de panceta y otra 1906... una imagen vale más que mil palabras... Todo muy sano!!!

Panceta.jpg
 

karlitos

Administrator
Miembro del equipo
A pesar de que te prives de los lujos gastronómicos del camino, ya verás como disfrutarás a tope de tu camino.

Mucho ánimo y buen camino!!!!! ah!! lo de la panceta no es para desanimarte y también te digo que está muy bien cuidarse a tope, pero también es conveniente "de vez en cuando" darle un poco de gusto al cuerpo.
 

carreteraymantas

Peregrin@ aprendiz/a
Ya sé que cumples aquello de "lo prometido, es deuda". Pero tranquilo, Krawill: que no cobro intereses por la demora. Será muy interesante saber cómo has encontrado el Camino Francés, tanto tiempo después.
Un saludo.

Fdo.
Sor Alambike (con K).
 

krawill

Peregrin@ aprendiz/a
A pesar de que te prives de los lujos gastronómicos del camino, ya verás como disfrutarás a tope de tu camino.

Mucho ánimo y buen camino!!!!! ah!! lo de la panceta no es para desanimarte y también te digo que está muy bien cuidarse a tope, pero también es conveniente "de vez en cuando" darle un poco de gusto al cuerpo.
No quiero hacer spoilers... pero en el Camino comí lo que pude... y me premié cada vez que lo consideré imprescindible jejejejje
 
Arriba